CONSEJOS PARA EL USO EFICIENTE DE ENERGÍA EN TU HOGAR

In DESTACADO, SOCIEDAD by FM de la Montaña

CALEFACCIÓN

La calefacción representa el mayor consumo de energía en un hogar. ¿Qué podemos hacer para calefaccionarnos de una manera eficiente?

Aislamiento térmico
Un punto muy importante cuando hablamos de calefacción es el aislamiento de nuestra casa ya que si no está bien aislada, el frío entrará obligándonos a aumentar la temperatura de la calefacción y como consecuencia el costo de la factura del servicio.

¿Qué hacer para evitar estas pérdidas de temperatura?
Reducir las filtraciones de aire frío (chifletes) en ventanas y puertas utilizando burletes, ya que son los lugares más habituales por donde se escapa el calor.

Hacer un uso inteligente de persianas y cortinas: Durante el día, abrir persianas y cortinas para aprovechar el calor y la luz que nos brinda el sol. Durante la noche cerrarlas para proteger las superficies vidriadas del frío.

Ventilar de forma inteligente: para renovar el aire de los ambientes, es suficiente abrir las ventanas de 5 a 10 minutos.

Si estás planeando hacer alguna reforma en tu casa pensar en:
Incorporar aleros, parasoles y persianas

Cuando haya que cambiar puertas y/o ventanas, pensar en incorporar carpinterías con doble vidriado hermético (DVH). Mejorarán el aislamiento térmico y acústico.

Usar ropa abrigada
Aun estando dentro de casa, así evitamos subir la temperatura de la calefacción innecesariamente.

Temperatura

En invierno, en la mayor parte de las zonas climáticas del país, una temperatura entre 20°C y 22°C es suficiente para mantener el ambiente en condiciones confortables.

Bajar el termostato en 1°C puede generar un ahorro del 10 al 20% del consumo para calefacción.

 

AGUA CALIENTE
Cuando hablamos de ahorrar energía en invierno rápidamente pensamos en la calefacción, pero no debemos olvidar que otra manera de hacerlo es disminuyendo el uso del agua.

No sólo estamos ante un bien escaso, sino que, el agua caliente representa un doble gasto de energía: para que el agua llegue a tu casa, se utiliza energía para su captura, tratamiento, transporte y disposición final (cloaca) y para calentarla también se utiliza energía, ya sea gas o electricidad.

¿Cómo podemos disminuir el consumo de agua?
Utilizar aireadores en canillas y duchas: son unos elementos que mezclan agua con aire sin disminuir la presión, de este modo se reduce el consumo de agua y por consiguiente, la energía necesaria para obtener agua caliente. Son económicos y fáciles de colocar.
Hacer un uso responsable del agua caliente en el baño. Al momento de ducharse, hacerlo en un tiempo razonable, la recomendación del ENARGAS es de 7 minutos. No abrir el agua si todavía no nos vamos a bañar.
No entibiar el agua caliente mezclándola con la fría. Es un verdadero derroche. En su lugar, bajar el termostato y/o la perilla/botonera de la caldera/calefón/termotanque.

Mantenimiento y recambio del calefón o termotanque
Un adecuado mantenimiento de estos artefactos reduce el consumo de energía y extiende su vida útil.

Se recomienda cambiar los equipos de más de 15 años. La tecnología de estos artefactos ha evolucionado en los últimos años y presenta un gran ahorro en comparación con los anteriores.

En la actualidad existen los calefones sin llama piloto. Estos equipos sólo consumen gas cuando se los está usando a diferencia de los tradicionales que tienen un consumo constante por la llama piloto.

COCCIÓN
Cuando usamos las hornallas para cocinar, recordemos:

Tapar las ollas, cacerolas o sartenes que utilicemos, de esta manera la cocción será más rápida y podrás ahorrar hasta un 25% de energía.
La llama no debe superar el diámetro del recipiente para no desperdiciar energía. La parte de la llama que sobresale no aporta calor a tu cocción.
Disminuir la llama cuando se alcanza el punto de hervor.

Mantener limpios los quemadores, si están sucios demoran la cocción de tus alimentos y aumentan el consumo de energía.
Si para cocinar usamos el horno debemos tener en cuenta que consume mucha energía para funcionar ya que genera calor a altas temperaturas en un período breve de tiempo, teniendo un consumo equivalente a 3 hornallas. Para hacer un uso eficiente de este artefacto te recomendamos:

No abrir la puerta innecesariamente durante la cocción. Cada vez que hacemos esto se pierde aproximadamente el 20% de la energía acumulada.

Aprovechar al máximo la temperatura del horno apagándolo antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.

Revisar que el burlete que sella la puerta esté en buen estado para evitar pérdidas de calor.

Si estás pensando en comprar una cocina ingresá aquí e informate sobre cómo elegir la más eficiente.

La olla a presión
Cocinar con una olla a presión presenta muchas ventajas respecto de hacerlo en una olla tradicional ya que está cerrada herméticamente:

Reduce el tiempo de cocción entre un 50 a un 70% y como consecuencia utiliza menos energía (gas o electricidad).

Conserva los nutrientes y minerales que se pierden al utilizar los métodos comunes de cocina. Las verduras conservan mejor su color y sabor naturales.

Fuente: Ministerio de Hacienda de la Nación