EL GOBIERNO ENCARGÓ NUEVOS ESTUDIOS POR EL PELIGRO DE TSUNAMI EN EL LAGO TRAFUL

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

Luego del informe presentado el mes pasado por un investigador de la Universidad de Buenos, que alertaba sobre un posible riesgo de tsunami en el lago Traful, esta semana el gobierno provincial encargó nuevos estudios para determinar posible medidas a tomar.

A propósito de eso, a través de la ministra de Ciudadanía, Vanina Merlo, el gobierno de Neuquén tomó contacto con los organismos técnicos y científicos de Nación y con la Secretaría de Gestión de Riesgo y Protección Civil.

“Coordinamos con el Segemar (Servicio Geológico Minero) para la realización de nuevos estudios, donde van a venir geólogos de ese organismo para realizar las tareas que hagan falta”, indicó Merlo y señaló que el Estado provincial dispuso un plan de acción que no solo implica recabar todos los estudios científicos realizados al respecto, sino también que trabaje con la comunidad, a través de Defensa Civil.

¿Por qué afirman que podría formarse un tsunami en el lago Traful?

La alerta surgió a partir de un trabajo dado a conocer por Andrés Folguera, investigador en el Departamento de Ciencias Geológicas y Exactas de la UBA.

En el estudio se señaló que el bosque sumergido en el lago se asienta en un bloque de roca que se desplaza hacia el fondo y que, si se produjera un desmoronamiento repentino, podría generar una catástrofe sobre la villa, donde en la actualidad habitan unas 400 personas.

El bloque de roca en cuestión mide unos tres kilómetros de ancho y diez de largo y, según los cálculos realizados, se está desplazando unos 36 centímetros anuales, un movimiento muy rápido que da cuenta de la magnitud del proceso.

Los lagos del sur fueron esculpidos por los glaciares hace miles de años. En particular, el Traful se ubica en un valle de fractura, que es una zona de debilidad, susceptible a que se produzca una desestabilización.

En el Traful se realizaron tres estudios del terreno, el primero de ellos en 1995, luego en 2010 y finalmente en 2017. Con eso se pudieron identificar los cambios producidos en ese período, donde los árboles se hundieron unos ocho metros debajo del agua.

Los tsunamis de lagos son muy comunes y, según señala el estudio de la UBA, cuanto más profundo sea el espejo de agua, más grande será la ola que se genere. En el caso de Traful, de producirse, podría ser superior en altura al de un océano.