VECINOS SOLIDARIOS JUNTAN ALIMENTOS PARA LAS FAMILIAS DE JUNÍN AFECTADOS POR EL INCENDIO

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

Un amplio grupo de vecinos de San Martín de los Andes se organizaron solidariamente para ayudar a las siete familias afectadas en el gran incendio que se produjo el fin de semana en Junín. A través de la página de Facebook llamada Grupo de Apoyo Búsqueda y Rescate (GABR), que funciona hace un tiempo, están convocando a toda la comunidad local a solidarizarse con la vecina localidad donando tanto alimentos no perecederos, como otros productos imprescindibles en este momento.

Durante estos días estuvieron en la puerta de los supermercados La Anónima (centro) y La Cooperativa Obrera, solicitando a los vecinos que colaboren con alimentos para llevar a las familias afectadas, que en total son siete. También el Municipio estuvo recibiendo colchones, y demás elementos que fueron perdidos por el fuego.

“Hay muchos chicos, incluso bebes, incriminados en esta pérdida. Se necesitan pañales, abrigos… y todo lo que tiene que ver con el armado de nuevo de la casa, muebles, sillas, cubiertos, sabanas…”, expresó en el aire de FM de la Montaña Alejandro Mansilla, coordinador del GABR, y organizador de esta campaña solidaria.

Hoy -martes 29- van a estar con el último día de colecta en la puerta de La Anónima del centro, desde las 16:30 y hasta las 20. A partir de mañana, ya parten hacia Junín a entregar todo lo recaudado en estos días. Alejandro le contó a Bernarda, en el 105.1, que son más de 35 personas las incriminadas en esta campaña, entre ellos, “gente de San Martín y Junín, gente retirada, gente trabajadora, hay de todo”.

Recordamos: un incendio generó perdidas totales en varias familias de la Toma Costanera de Junín de los Andes el sábado pasado. Las llamas consumieron al menos siete casillas precarias hechas de cantonera, chapas y nailon.

El hecho ocurrió alrededor de las 21 e intervinieron los Bomberos Voluntarios de la localidad. Pese al rápido accionar de camiones los hidrantes, las llamas se volvieron incontrolables porque además de ser viviendas de rápida combustión, se registraron fuertes ráfagas de viento que avivó las llamas. El municipio se encargó de darles alojamiento, algunos están en la casa de los familiares.