PAGÓ UN SEÑA DE 8 MIL PESOS POR UNA VIVIENDA EN LOS CIPRESES Y EL “DUEÑO” DESAPARECIÓ

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

Juliana Esandi, una vecina de San Martín de los Andes, denunció este miércoles que fue estafada con el alquiler de una casa dúplex ubicada en la calle Los Cipreses al 1900. La mujer admite haber adelantado un suma de 8 mil pesos en carácter de seña, pero que el supuesto dueño de la propiedad nunca apareció.

En una publicación de Facebook, Juliana narró todo el proceso desde que se interesó por la propiedad hasta que se dio cuenta que del otro lado había un estafador.

Con su madre estaban buscando un alquiler para dos personas y una perra, y decidieron publicar su búsqueda en un grupo de Facebook de nuestra ciudad. “El 10 de mayo me llega un mensaje ofreciéndome un alquiler en Bariloche y pasándome un numero de WhatsApp. Yo extrañada le dije que no había publicado en un grupo de esa ciudad, a lo que esta persona me responde que en San Martin también tenía un alquiler dúplex”, relató Juliana.

La mujer se puso en contacto con ese número, le comentó que necesitaba alquilar de junio a diciembre y recibió fotos del inmueble. “Él respondió siempre con mucha amabilidad y se mostró muy comprensivo”, sostuvo. El supuesto dueño del dúplex le comunicó que él iba a viajar desde Bariloche hasta San Martín en esos días para mostrar la propiedad, que tenía un permiso de viaje, pero que antes de eso necesitaba una seña o reserva.

“Lo charlamos con mi madre, teníamos algo de incertidumbre, pero todo parecía ir bien… Lo llamamos. Nos contestó un par de dudas sobre el alquiler, estábamos preocupadas por cómo eran las escaleras, ya que mi madre tiene problemas de columna”, escribió la vecina. “Jorge (el dueño) nos dijo que las escaleras eran súper accesibles, que de hecho las habían hecho especialmente para su mujer que también tenía complicaciones. Nos pidió que hagamos un depósito de 8 mil pesos para concretar la seña“, admitió.

Cuatro días después de concretar el depósito, se suponía que Jorge debía llegar a San Martín de los Andes para encontrarse con Juliana, mostrarle el dúplex y firmar el contrato. “Mi madre le escribió para ver si llegaban realmente ese día y respondió que iban a arribar a las 17.30. Luego de esto, dejó de contestar los mensajes”, narró la mujer.

Después de varios intentos de comunicación, Juliana tomó la posta y lo llamó. Jorge contestó que ya había llegado a la ciudad pero que le habían quitado el celular, lo habían encerrado en aislamiento en su domicilio y estaba esperando los resultados de un testeo por coronavirus. “Nos comentó que a la tarde ya les iban a decir que iba a pasar con ellos, para así poder concretar el alquiler”, escribió Juliana.

Al mismo tiempo, la mujer cuenta que con su mamá decidieron ir a ver cuál era el alquiler, se acercaron hasta la dirección y resultó que no había ninguna casa con altura 1900. “Nos pareció raro, pero nos volvimos con la esperanza de que sea otro el número”, admitió. “Le comenté esto último a Jorge -sigue narrando-, y me respondió que ese 1900 era una dirección con respecto a la altura, y me dijo que la dirección era al 1923. Las fotos nunca llegaron”.

Después de notar esto, Juliana empezó a sospechar de la transparencia de la transacción. Hasta que se topó con una publicación de Facebook, en donde otra vecina alertaba sobre este estafador y la misma vivienda en la calle Los Cipreses al 1900.

“Nos enteramos que esta persona era una estafadora, que había usado el mismo método con otras personas. Cuando hicimos el deposito, en la cuenta figuraba el mismo nombre de quien nos había estado hablando”, admitió Juliana.