SIEMPRE BUSCANDO CULPABLES

In DESTACADO, SOCIEDAD by FM de la Montaña

“Una costumbre del hombre, en el sentido absolutamente genérico de la palabra, es hacer cargo de cualquier situación que lo incomode a ciertos factores externos, a otra persona, a cuestiones climáticas o lo que sea; es muy raro, una excepción, que un ser humano, más aún si tiene poder, se responsabilice de un error y entiendo que por estos días una de las cosas que más perjudica a la humanidad es eso: todos son responsables, menos yo. Sobran ejemplos, lo observamos con las actitudes del poderoso Donald Trump o el necio Bolsonaro, por ejemplo. Y en nuestro territorio nacional  empezamos a ver como los que “saben” quieren sacarse el lazo de encima y buscan la culpa en factores exógenos por todo lo que pasa, como si la mala situación argentina fuera culpa del pueblo.

Las decisiones políticas tienen costos, a veces para bien de quien toma una medida, y otras no tanto, ya que directamente esa decisión que puede ser legítima es rechazada por la sociedad. Pero reitero, una de las cosas que sucede normalmente en ámbitos políticos es hacer cargo al ciudadano cuando la medida tomada no tiene el efecto deseado, entonces empieza a buscarse como una especie de caza de bruja quien o quienes son los culpables de tal o cual situación.

Por estas horas, se están registrando en el AMBA, es decir ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense que rodea a la Capital Federal, la mayor cantidad de casos positivos de COVID 19, además de un número significativo de fallecidos. Los especialistas señalan que luego de más de cuatro meses de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), el pico ha llegado (hace tres meses que viene llegando) y se están transitando los “peores” días. Y el Ministro de Salud, Gines González García, quien hizo una buena labor en la gestión anterior del kirchnerismo,  pero que viene cometiendo un error tras otro en esta, se convirtió en uno de los baluartes en echar culpas: “los brotes que vemos son por indisciplina social”, expresó en las últimas horas.

Y uno que no sabe nada sobre una enfermedad que se ha llevado puesto al mundo se pregunta:  ¿la indisciplina de la que habla este ministro, será porque la gente no da más y sale a laburar o buscar una “changa” como sea?; ¿no se preguntó este hombre lo que es vivir hacinado, con frio y sin los servicios mínimos como millones en el Gran Buenos Aires, muchos barrios porteños y en otras ciudades con mucha densidad poblacional?; ¿es consciente qué hasta los que viven en forma más confortable, son miles en pocos metros cuadrados como sucede en Capital Federal, por lo tanto el riesgo de contagio es enorme?; ¿no entiende Gines González que la gente viene haciendo un esfuerzo de más de cuatro meses y se cansó de pasarla mal y no ver el horizonte?. Son poquitas preguntas, podría pensar un poco y surgirían muchas más. La culpa no es de la gente, nadie se enferma adrede y la indisciplina de los gobiernos radica en no darle las herramientas a la población para vivir mejor: educación, cultura del trabajo, respeto por el otro, condiciones de vida dignas, reglas de juego claras e iguales para todos, sin excepciones. Los argentinos venimos viviendo mal desde hace décadas, no ahora por la pandemia.

“La inseguridad que se observa en los grandes conglomerados en los últimos días era un grito ahogado de muchos, ya que se esperaba que cómo la peste que nos aqueja, tarde o temprano llegaría con su peor cara y eso está sucediendo justamente ahora. La situación económica es pésima para millones, un enorme porcentaje de argentinos es pobre, la droga se apoderó de sectores densamente poblados de grandes ciudades y está inserta en todos lados, nuestro pueblo no es excepción, la escala es menor, nada más; muchas personas no tienen trabajo, algunos desesperados cometen ilícitos para comer y para otros el hurto o el robo es su forma de vida; y la policía y el resto de las fuerzas son escasas para contener semejante rebrote de inseguridad en esos conglomerados, por lo tanto el combo que estamos atravesando es mucho peor que el COVID 19. Y nosotros lo vemos en relación a lo que puede pasar un bonaerense del conurbano o un cordobés de la capital, o un rosarino del Gran Rosario, sentados en una platea y con pochoclo en un tarro, porque es obvio que tenemos problemas, pero son infinitamente menores al lado de lo que están padeciendo otros argentinos, amenazados por la enfermedad, la inseguridad y una situación económica paupérrima que por ahora viene en una caída libre interminable.

Ojalá quienes dirigen los designios de la Nación, tomen conciencia real de lo que está pasando y encuentren la forma de poder brindarle a todos los argentinos respuestas positivas, menos confrontación y más herramientas para salir adelante. Hoy la preocupación para un sector político dentro del espacio que gobierna pasa por añadir jueces a la Corte Suprema, con fines que no pretenden por cierto mejorarla; para otros, poder cerrar un acuerdo económico que le saque el cuchillo del cuello al país y ver un plan real, sustentable y creíble de cómo saldremos de este atolladero.

Recalco, quienes nos gobiernan no deben culpar a la población por todo lo que pasa, ni por el coronavirus que nos ataca por todos lados y no lo vemos, ni por los miles de argentinos que todos los días pasan a ser pobres, ni por la inseguridad que se vive o las diferencias políticas que alejaron a millones de argentinos que tenían disidencias pero podían convivir y que ahora conocemos como “la grieta”.

Todo lo que expresé no es culpa nuestra, esa semilla la sembraron quienes vienen gobernando desde hace años Argentina y ahora es responsabilidad de todos los sectores políticos llegar a un acuerdo para sacar de esta situación indeseada a la población. O también nos van a culpar de fomentar que somos millones los que queremos ver vivir en paz, con oportunidades reales y no ficticias para la mayoría de los argentinos que hoy atraviesan esta pésima realidad, con pandemia incluida. Generar trabajo, reglas de juego claras para que se invierta en Argentina, mejor educación y condiciones de vida realmente vivibles tiene responsables: son ustedes, los que nos gobiernan.”

Pablo Matilla nació en General Pico, donde cursó sus estudios primarios y secundarios. Luego vivió en la ciudad de Córdoba donde se recibió de Técnico en Comunicación Social en la Escuela de Ciencias de la Comunicación, de la Universidad Nacional de Córdoba. Hizo pasantías en radios cordobesas y en el área de deportes de La Voz del Interior. A su retorno a La Pampa trabajó en radio LU37 siguiendo la campaña de Liga Nacional de Básquet de Independiente y Pico Fútbol Club y en un diario familiar fundado en 1923: La Reforma. Se radicó en San Martin de los Andes con su esposa en 1999, trabajó en radio, hizo colaboraciones para medios digitales y diarios regionales, como así también para medios nacionales. Actualmente trabaja en el Hospital de San Martin de los Andes desde hace 17 años. Durante muchos años en áreas de atención al público y administrativas; desde hace 3 años en que se creó el cargo a nivel de Salud Provincial se desempeña en comunicación y prensa del mismo hospital.

Desde hace cinco años es relator en la Transmisión del Tetratlon de Chapelco y actualmente conduce el programa MODO VIERNES en FM de la Montaña. Todos los Viernes de 17 a 19hs por el 105.1 en San Martin de los Andes

Escuchá su editorial de esta semana, en el más completo resumen informativo y la compañía de la tarde del viernes.