EDITORIAL: “DETRÁS DE LOS NÚMEROS HAY PERSONAS”

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

“Cuando se brindan referencias sobre cualquier tipo de índice desde organismos estatales sean nacionales, provinciales o locales, se dan números fríos, sin un análisis racional de los mismos porque es imposible lógicamente pensar en cada una de las personas que por hache o por be, sienten afectada su vida a partir de esas cifras.

Este año hemos leído números como nunca, escuchamos hablar de tantos miles de contagiados de Covid diariamente, tantos fallecidos y fallecidas, y así vamos desde hace casi siete meses. Pero detrás de esos números hay familias, personas, historias que se ven afectadas y hasta desmembradas por un virus que irrumpió para irse quién sabe cuándo.

Y ahora, más que nunca se sigue hablando de las camas ocupadas en las terapias intensivas de la Provincia y se llegó a una ocupación plena en el Hospital Regional de Neuquén y en los Hospitales de Cutral Có-Plaza Huincul y Zapala.  Hoy sólo quedan unas pocas camas de terapia intensiva en la Clínica Chapelco de nuestra ciudad.

Ya que hablamos de cifras, les comento a los incrédulos que sostienen que la enfermedad es una farsa, el territorio neuquino cuenta con alrededor de 700.000 habitantes. La ecuación para los que creen que es broma, es simple, sino deben recursar matemática. El jueves quedaban cinco camas de terapia intensiva para todo Neuquén, no es un invento, lo confirmaron las autoridades de Zona Sanitaria IV. No sabemos si más tarde u hoy viernes se desocuparon camas en algunos de los hospitales nombrados anteriormente, pero sabemos que el recurso continúa siendo crítico.

Las palabras de los últimos días de la ministra de Salud respecto a cuestiones fúnebres carecieron de tacto, pero eso no implica que la situación sanitaria a nivel de la máxima complejidad que cuenta Neuquén es desesperante. La cuestión es que como si fuera una pileta que sobrepasó su nivel, desbordó desde las ciudades más importantes del país, a las capitales provinciales y desde allí a otros pueblos más pequeños como el nuestro. Esto que nos pasa, sucede en otros rincones de la Argentina y si no nos cuidamos nosotros, nos estaremos condenando. Es harina de otro costal el tema del exceso de control del Estado, las prohibiciones o si la cuarentena sirvió; las enfermedades colaterales que acarreará esta situación, etcétera. Hoy, estamos rodeados por esta pandemia y se debe actuar en consecuencia.

Y seguimos con los números, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó en las últimas horas que la pobreza en Argentina en los primeros seis meses de 2020 alcanzó a 18,5 millones de personas, es decir que hoy más del 40 % de la población (hay quienes dicen que la cifra real supera el 45 %) es pobre. Este porcentaje es un 5,5% superior al primer semestre de 2019. Ser pobre significa que una familia tipo: matrimonio con dos hijos menores de 18 años, no alcanza los ingresos básicos para pagar la canasta básica total. Detrás de ese número tenemos vecinos, amigos, familiares, que no llegan  -en muchos casos aún trabajando y habiendo trabajado toda la vida, jubilados por caso- a cubrir las necesidades mínimas. Es triste que en un país que se conoció como “el granero del mundo” haya tantas personas pobres y muchas en la más absoluta indigencia, que es aquella que excluye de cualquier sistema o medición y vive en las peores condiciones. Son los caídos del mapa.

En función de la actual situación y otras medidas que no contribuyen a que los privados mantengan fuentes de trabajo, se acrecentaron los desocupados. La tasa de actividad, es decir aquella que mide la población económicamente activa, la que genera trabajo y produce es de un 38,4 %. Asimismo la ocupación real ronda el 33,4 % y la desocupación, personas que en este contexto difícilmente puedan conseguir volver a conseguir trabajo a la brevedad, pasó de poco más de un 8 % en 2019 a un 13,1 % a la fecha. Quienes lo padecieron saben lo difícil y duro que es no tener trabajo. La persona se siente degradada, buscar una oportunidad y que no aparezca es devastador; y hay muchos que no quieren ayuda ni planes, sólo desean trabajar porque son útiles en una sociedad que margina y margina seres humanos por todos los rincones.

Otros números que son tremendos están relacionados con la educación. Hay informes que señalan que cuando termine 2020 –sin garantías que haya finalizado la pandemia-, más de 1,5 millones de estudiantes de diferentes niveles habrán dejado sus estudios. La deserción escolar es una calamidad, pero en los niveles primarios y secundario irremontable. Muchos docentes están poniendo todas sus herramientas pedagógicas y las que se les ocurra para seducir a sus estudiantes. La realidad es que hoy además que muchos argentinos no tienen chances de contar con tecnología y acceso a internet, hay quienes lo cuentan pero igual se han bajado del tren educativo. Cursos de alrededor de 30 adolescentes donde se conectan y no en todas las materias, 5 ó 6, es algo normal. ¿Y el resto?, no sabe no contesta. Un despropósito que se pagará. En este caso me repica una frase de Lucio Seneca, aquel famoso filósofo nacido en la hermosa Córdoba española: “¿Hay algo más necio que aprender por no haber aprendido antes?”. Más adelante, será tarde.

Podría escribir hojas y hojas de números y porcentajes que hablan de personas, pero tampoco es cuestión de volverlos locos. Dejo para el final un número en pesos: 60.39. Ese sería el valor del pasaje del colectivo urbano si se aprobase por parte del Concejo Deliberante el proyecto elevado por el Ejecutivo sanmartinense para que la empresa Expreso Los Andes pueda brindar un servicio que le permita no perder dinero. Quiero ser claro, eso no puede pagar un trabajador temporario o alguien con ingresos mínimos. Más de 120 pesos mínimo por persona para movilizarse de su casa al trabajo o realizar un trámite, una locura. Como hace una familia que no cuenta con movilidad si todos pagan, es un despropósito más allá que no le cierren las cuentas a la prestadora del servicio. Vuelvo sobre las palabras del Defensor del Pueblo, Fernando Bravo, quien sugirió que se pague estacionamiento medido en una zona céntrica delimitada y que lo recaudado en su totalidad se vuelque al  transporte urbano para abaratar costos; ¿pensaron en otra idea que no sea esquilmar el bolsillo de vecinas y vecinos?. De aprobarse, una vez más los castigados serán los que menos tienen. Me despido con un número: casi 45 millones de habitantes, ese es el número de compatriotas que no merecemos estar como estamos e incluyo también a aquellos que cargan sobre sus espaldas la responsabilidad de ser artífices de la debacle nacional.”

Escucha la Editorial:

Pablo Matilla nació en General Pico, donde cursó sus estudios primarios y secundarios. Luego vivió en la ciudad de Córdoba donde se recibió de Técnico en Comunicación Social en la Escuela de Ciencias de la Comunicación, de la Universidad Nacional de Córdoba. Hizo pasantías en radios cordobesas y en el área de deportes de La Voz del Interior. A su retorno a La Pampa trabajó en radio LU37 siguiendo la campaña de Liga Nacional de Básquet de Independiente y Pico Fútbol Club y en un diario familiar fundado en 1923: La Reforma. Se radicó en San Martin de los Andes con su esposa en 1999, trabajó en radio, hizo colaboraciones para medios digitales y diarios regionales, como así también para medios nacionales. Actualmente trabaja en el Hospital de San Martin de los Andes desde hace 17 años. Durante muchos años en áreas de atención al público y administrativas; desde hace 3 años en que se creó el cargo a nivel de Salud Provincial se desempeña en comunicación y prensa del mismo hospital.

Desde hace cinco años es relator en la Transmisión del Tetratlon de Chapelco y actualmente conduce el programa MODO VIERNES en FM de la Montaña. Todos los Viernes de 17 a 19hs por el 105.1 en San Martin de los Andes

Escuchá su editorial de esta semana, en el más completo resumen informativo y la compañía de la tarde del viernes.