EDITORIAL: “SI SE CORTA LA CUERDA, ES DIFÍCIL VOLVER A UNIRLA”

In DESTACADO, POLITICA, SOCIEDAD by FM de la Montaña

“Algo huele mal en Dinamarca”, es una frase que utilizamos a menudo para cuestiones que nada tienen que ver con su origen. Esa alocución pertenece a un tramo de la afamada obra de William Shakespeare, Hamlet. Pero el hombre transforma y usa esos dichos que nos deja la historia para cuestiones alejadas absolutamente del propósito de origen. Entonces podríamos decir que “algo huele mal en San Martín de los Andes” y acá ya no tiene que ver con la dramaturgia, sino con las toneladas de mugre que se encuentran esparcidas por la ciudad desde hace más de una semana.
Y es literal, hay un olor a podrido y una mugre que con las altas temperaturas de los últimos días no hay nariz que aguante. Alguien me comentó en broma que una de las pruebas para saber si una persona tiene Covid, es arrimarlo a uno de los múltiples canastos rebalsados de desechos, si no tiene olfato no debe hacerse hisopado, es positivo cien por ciento, porque no sentir esos olores putrefactos es no tener aparato respiratorio.
Hasta cuándo vamos a seguir así, cual es el límite de tiempo que se impuso el intendente municipal para poner fin a esta situación que se repite cada tanto. Plata para dar aumentos no hay, según le informó al gremio en una improvisada reunión que se dio en la puerta de entrada de Camuzzi, cuando un grupo de trabajadores municipales esperó a Saloniti pasado el mediodía del jueves. Chicana iba, chicana volvía, parecía un diálogo de sordos, porque unos estaban plantados en su sus reclamos y el otro, acompañado de funcionarios, palabra más, palabra menos les explicaba: “no hay dinero, no tengo de donde sacarlo”.
Tampoco tendría fondos la provincia para auxiliar y que se pueda dar un aumento al básico de los municipales sanmartinenses. Gutiérrez a través de sus ministros sistemáticamente le ha comunicado a los gremios que nuclean a los estatales provinciales, que por más que existan aumentos convenidos con los trabajadores de diferentes sectores, por ahora no hay dinero porque la economía neuquina estaría debilitada en función de la pandemia que atravesamos; si bien existen reclamos son muchos los trabajadores y trabajadoras que entienden que este momento no es el indicado para posiciones intransigentes. De hecho a pesar del cansancio y la incertidumbre los estatales sigue cumpliendo su labor habitual.
Llevamos días y días con el tema de la no recolección de residuos, es una cantinela de años, pero ahora el conflicto ha ido creciendo. Sin dudas las partes involucradas han tirado de la soga, la han tensando y el miércoles por la noche comenzó a cortarse cuando hubo gente que arrojó sus residuos en una oficina contigua a la de los municipales nucleados en ATE. Y ojo que hay quienes querían llevarla masivamente al Municipio o a los domicilios de los representantes gremiales, y no hablo de una bolsa, hablo de cientos o miles. Una locura, pero si quienes tienen responsabilidades dejan la hornalla prendida y que el pueblo llegue al punto de ebullición, no es descabellado pensar que pudo suceder.
No será tiempo que en función de este momento que vivimos no sólo vinculado al Covid, sienten una postura firme las autoridades competentes, sean sanitarias, judiciales o del ámbito que corresponda. Las instituciones de la ciudad son varias más que el Municipio y si bien la responsabilidad mayor respecto al tema la tiene el intendente parece estar bastante solo en esta situación; porque salvo a representantes de instituciones intermedias no se ha escuchado a funcionarios no municipales decir una palabra al respecto. Se esperó, pasó una conciliación obligatoria, no se encontró solución, el tiempo transcurrió y es momento de darle respuesta al pueblo, porque con este nivel de mugre seguramente se sumarán otro tipo de enfermedades además del Covid 19.
Tras el clamor de la comunidad por el descalabro con la basura, ayer se viralizó un video del intendente municipal Carlos Saloniti, quien entre otras cosas expresó: “no puedo ceder ante una extorsión, frente a un reclamo que no puedo pagar… hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance…haré todo lo que está en el marco de la ley, para eso me eligieron… tomaré las decisiones que tenga que tomar y sé que esto traerá consecuencias y estoy dispuesto a asumir esas consecuencias”. Queda por develarse que pasará porque de acuerdo a las palabras del lord mayor del pueblo, no se vislumbran muchos caminos y aunque le solicite a la población que colabore esto debe tener una respuesta de fondo, porque llevar la basura a una batea será un paliativo pero no puede convertirse en la nueva normalidad.
En menos de un mes, según el gobernador Omar Gutiérrez comenzarán a recibirse turistas. No me imagino ni creo que la ciudad pueda aguantar muchos más días con residuos desparramados por todos lados, pero si llegan visitantes, obviamente el nivel de basura crecerá a la par de la llegada de personas, eso es matemática elemental. No se necesita hacer una cuenta compleja para darnos cuenta; un pueblo que no está dando solución a problemas propios, es mucho más difícil que los de cuando la ciudad cuente con turismo. O sea, concretamente si la situación de los residuos no se soluciona para los locales, menos se puede ofrecer una ciudad a los visitantes. No es una cuestión de ocultar es poner blanco sobre negro, nadie quiere vivir así, más cuando se pagan impuestos para tener una respuesta adecuada.
Y hablando de temporada de verano, deberán ser muy claros y precisos los protocolos de ingreso a nuestra localidad, porque sin tener certeza como se instrumentarán, hay vecinos que están convencidos que los controles serán laxos para quienes lleguen de vacaciones y se continuará poniendo límites a los locales; ese pensamiento que está instalado en muchos residentes puede llegar a generar problemas no deseados. La paciencia no es lo que sobra en este 2020 y hay razones para que así sea, por eso las autoridades deberán analizar con precisión de relojero cada determinación que tomen porque repercute en nuestras vidas.
Otro tema, era un secreto a voces que la transmisión comunitaria de Covid 19 en la localidad sería anunciada. Esto finalmente sucedió el martes luego de la reunión del COEM, cuando las autoridades determinaron algunas medidas por diez días para evitar la circulación o los encuentros masivos. Concretamente lo que contribuiría a que no sigan habiendo contagios -lo digo en potencial porque a seguro lo metieron preso- son los acampes masivos, los encuentros sociales; lisa y llanamente el compartir con otras personas. El asado, las reuniones de amigos, los festejos, son parte de nuestro ADN y eso no es sencillo de cambiar, pero al menos por el tiempo que transcurra hasta que se encuentre una solución a este flagelo que nos golpea deberá ponerse una pausa. No es fácil, pero no queda otra por el momento, de lo contrario sufriremos las consecuencias de nuestra propia desidia, porque si llegara a saturarse el sistema de salud sanmartinense el escenario puede ser inimaginable. Eso en gran medida depende de todos nosotros.”

Escúchala!

Pablo Matilla nació en General Pico, donde cursó sus estudios primarios y secundarios. Luego vivió en la ciudad de Córdoba donde se recibió de Técnico en Comunicación Social en la Escuela de Ciencias de la Comunicación, de la Universidad Nacional de Córdoba. Hizo pasantías en radios cordobesas y en el área de deportes de La Voz del Interior. A su retorno a La Pampa trabajó en radio LU37 siguiendo la campaña de Liga Nacional de Básquet de Independiente y Pico Fútbol Club y en un diario familiar fundado en 1923: La Reforma. Se radicó en San Martín de los Andes con su esposa en 1999, trabajó en radio, hizo colaboraciones para medios digitales y diarios regionales, como así también para medios nacionales. Actualmente trabaja en el Hospital de San Martín de los Andes desde hace 17 años. Durante muchos años en áreas de atención al público y administrativas; desde hace 3 años en que se creó el cargo a nivel de Salud Provincial se desempeña en comunicación y prensa del mismo hospital.

Desde hace cinco años es relator en la Transmisión del Tetratlon de Chapelco y actualmente conduce el programa MODO VIERNES en FM de la Montaña. Todos los Viernes de 17 a 19hs por el 105.1 en San Martín de los Andes

Escuchá su editorial de esta semana, en el más completo resumen informativo y la compañía de la tarde del viernes.