EDITORIAL: “TODOS CONTRA TODOS”

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

Nos hemos acostumbrado a no tener paz, a vivir mal y en conflicto. La pandemia viene mostrando el costado más violento de nuestro ser. Es que la situación actual afecta a todos los sectores de la sociedad sanmartinense, pero cada uno lo vive de manera diferente porque no es lo mismo aquel que cobra su sueldo en forma segura que quien depende de su comercio o de su esfuerzo personal para arrimar el peso a su hogar.

Al estar en un medio de comunicación, son muchos los oyentes que te cuentan sus penurias, se sinceran y hasta te dan números de sus gastos. O sea, hay infinidad de comerciantes pequeños, medianos y grandes, que arrancan con un costo fijo entre alquiler, servicios, empleados y otros consumos que más de uno si lo viera huiría despavorido; ni pensar los que tienen su comercio parado, frenado desde hace meses. Los hay no podemos mirar al costado: cabañeros, hoteleros y agencias de turismo receptivo son casos emblemáticos en un pueblo donde la industria principal es el turismo; además ellos le dan trabajo a otras personas. La economía se mueve por derrame, no hay secretos en este sistema y si el parate es importante, afecta más tarde o más temprano a todos los sectores.

Lo que hemos presenciado en estos días en la ciudad es realmente preocupante porque el pueblo está dividido entre trabajadores, sean estatales, privados, monotributistas o lo que se les ocurra; cada uno se para junto a su molino, como el paisanoen el campo y desde ahí observa lo que sucede, pero en líneas generales sino nos ponemos en los zapatos de quien nos rodea, difícilmente podamos comprender la situación del otro. Y eso está pasando, la falta de incomprensión y la pelea de todos contra todos nos desgasta, nos hace mal como sociedad. No es cuestión de pensar igual, pero sí de intentar comprender a quienes nos rodean y ser un tanto más flexibles en nuestras posturas. Todos debemos ceder algo en un contexto como el que atravesamos.

Lo que desnudó el conflicto que se generó esta semana fue la vuelta a Fase 1 determinada por el COEM, medida que se inició a la cero hora del miércoles y que se extenderá hasta el lunes próximo. El Comité de Emergencia está integrado por representantes del estado, sea local, provincial onacional; no hay actores del sector privado por casoasociaciones, cámaras u otras instituciones de San Martín de los Andes y esa queja se escuchó en inmediaciones de la plaza central de la ciudad cuando las emociones estaban alteradas éntrelos diferentes comerciantes y trabajadoresindependientes que hicieron notar su molestia por las medidas adoptadas. De todos modos el padre de la ciencia política moderna, Nicolás Maquiavelo, al que cada tanto es bueno releer, sostenía: “la experiencia siempre ha demostrado que jamás suceden bien las cosas cuando dependen de muchos”. Y también dijo algo que creo oportunointentar como sociedad en este momento: “donde la voluntad es grande, las dificultades no pueden ser grandes”.

La acalorada protesta hizo que el intendente convocara al COEM  de urgencia. Luego de cuatro horas, alrededor de las 21 horas del miércoles, se determinó una salida que sin conformar a todas las partes, fue un tanto más flexible que la que se adoptó el lunes pero se puso en vigencia el miércoles, algo que llamó la atención de muchos porque si la pandemia se complicó con los contagios y se sabía el lunes, la pregunta es por qué entró en vigencia la fase 1 recién el  miércoles. Si la gravedad lo indicaba no se comprende porque comenzó a regir más de 24 horas después, no pareciódemasiado lógico, pero eso lo decidió el Comité y debemos respetarlo aunque no deja de llamar la atención.

En esta columna no me extenderé demasiado, simplemente quiero recordar que días atrás escribíque cualquier decisión que se tomara y afectara la vida de la comunidad debía tener la precisión de un relojero y a la vista está que esta semana el calor de la meteorología se trasladó al temperamento de mucha gente. Bregamos con la responsabilidad que tenemos desde este lugar, para que no se llegara a una situación de violencia que luego tendría consecuencias; por suerte a pesar de broncas, algunos insultos y un par de vidrios rotos del edificio municipal que los comerciantes pagaron como corresponde, se logró contener a algún exaltadopero la realidad es que últimamente siempre estamos ahí de que la bomba explote y las situaciones pasen a mayores.

Quiero cerrar con algo que es muy claro y evidente en nuestra comunidad. Es posible que haya gente que se cuidó e igual se contagió de Covid, no hay dudas que es un virus implacable en la transmisibilidad, pero acá no se están haciendo las cosas bien en la calle, en lo cotidiano, en los pequeños actos que son los que suman infectados. Si una persona comparte una botella, toma mate en ronda, no usa tapabocas, se junta masivamente con amigos, es decir, va en contra de todo lo que incansablemente le hemos recalcado que no debemos hacer, no sólo se perjudica esa personasino que es claro que no le importa quién lo rodea y ese es el punto, los derechos míos comienzan donde terminan los derechos de los demás.

Las fuerzas sin el apoyo de la justicia no puede hacer nada, no podemos pedirle a cada uno que cruzamos por la calle que se cuide y nos cuide,  porque terminaríamos arruinados como Nino Benvenuti con Monzón, entonces si nadie le pone el cascabel al gato, esto no mejorará y no es función de quien escribe o suya pelearse o discutir con nuestro prójimo para que cumpla las normas. Eso es competencia de las autoridades judiciales que deben darle todas las garantías a los trabajadores que deben hacer cumplir lo reglado. Somos grandes y como adultos responsables de nuestros hijos, por lo tanto es momento que como sociedad nos respetemos. Salud seguirá atendiendo como lo hizo siempre y sincerará cualquier situación de desborde sanitario, pero ahora es una deuda que tenemos con nosotros mismos, o volvemos a cuidarnos o no habrá ni fase ni medida que valga. La pelota está en nuestras manos que además deberemosdemostrarle al turista, que comenzará a llegar a nuestra localidad el 1 de diciembre por decisión del gobierno provincial, que acá no sobra nadie.

Pablo Matilla.

——————-

Escuchá el audio: