“A MI SE ME SOLUCIONÓ EL PROBLEMA, PERO HAY MUCHOS GASTRONÓMICOS QUE SIN COLECTIVO NO TIENEN MOVILIDAD”

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

Walter Fortino es cocinero en la Parrilla Don Florencio de San Martín de los Andes. Comos muchos trabajadores, los días de paro de transporte, para ir a trabajar caminaba o bicicleteaba todos los días 7 km de ida y 7km de vuelta hasta La Vega, a veces hasta cuatro veces por día.
Y de sorpresa por su cumpleaños resulta que los compañeros juntaron la propina del verano y le compraron una moto.

FM de la Montaña fue a “Don Florencio” y entrevistó a Walter el cual siente “Un alivio gigantesco” y dice que no se imaginó que el gesto de sus compañeros iba a tener tanta repercusión, “me llamaron de todos lados” asegura.

Walter conoció a su mujer, Graciela Herrera, en Buenos Aires y luego de tres años de vivir allá, decidieron venir a San Martín de los Andes, ciudad de origen de su señora.

Empezó trabajando de mozo en varios establecimientos gastronómicos, hasta que pasó a la cocina. La cocina dice que le gusta, disfrutar probar platos nuevos, para lo cual estudió.

En la Parrilla “Don Florencio” comenzó a fines de Noviembre, después de unos difíciles meses de pandemia con “sube y bajas” laborales.  La falta de transporte y los días de paro, iba y volvía hasta cuatro veces en el día caminando, hasta que consiguió una bicicleta.

Jamás se pasó por la cabeza un regalo así, considera que sus compañeros son de diez y sobre todo con tan poco tiempo de laburar juntos hacer tremendo gesto. “Es un equipo re tranquilo, con libertad, se trabaja muy bien” nos cuenta Walter.

Y agrega “son muy buena gente, no solo por el gesto, siempre me demostraron que sino por el tiempo que llevo trabajando con ellos” “Ayudando cuando uno se traba, es un grupo inmenso, un muy buen grupo”

Walter piensa que nadie sale todos los días a regalar una moto, pero hay pequeños gestos que se pueden realizar, que se hacen, pero no tienen tanta difusión, ni se viralizan.

Los primeros días con moto fueron de nervios, y asegura que ahora llega a su casa con las piernas no tan cansadas, con tiempo de dormir siesta, pudiendo tambien dormir un poco más en la noche. Sus hijos, Melina de 10 y Benjamin de 8 años, están orgullosos de su papá y sabiendo que no hay nada mas importante que el ejemplo. En la primer noche de Walter con moto, ya disfrutaron de unas vueltas con su papá.

Walter asegura que a él se le solucionó el problema, pero “seria bueno que quienes tienen que ocuparse del tema del transporte lo hagan, porque hay muchos que trabajan en gastronomia que salen muy tarde y no tienen movilidad”

Podes disfrutar de la cocina de Walter en “Don Florencio” – Villegas 624, San Martin de los Andes

Walther con parte del equipo de “Don Florencio”