EDITORIAL: “CUANDO SE PIERDE EL SENTIDO COMÚN… Y LA VERGÜENZA”

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

“La definición de sentido común según el diccionario es: “capacidad para juzgar razonablemente las situaciones de la vida cotidiana y decidir con acierto”. No es algo difícil de comprender, más aún para personas con formación y la posibilidad de analizar el contexto que nos está tocando atravesar. Entonces me resulta una burla hacía la sociedad que un senador o diputado nacional que gana una fortuna comparado con el sueldo de un trabajador común y corriente, se aumente el sueldo 40 %.

El habitante que se despierta todos los días y sale temprano a laburar dignamente para lograr el sustento de su familia o quien no tiene momentáneamente una posibilidad de trabajo, pero la busca denodamente, haciendo una changa, vendiendo café, tortas fritas o lo que le permita arrimar un peso a los suyos, que puede sentir ante una clase política descorazonada, alejada de la sociedad que dice representar los intereses del pueblo, pero en la práctica no se representa más que a si mismo y sus pares.

La democracia es lo mejor que nos pudo pasar desde 1983 a la fecha y es el deseo de quien suscribe y de la amplia mayoría del pueblo que siga con sus imperfecciones para siempre, pero hay límites morales que legisladores y funcionarios deben respetar. Como pueden cobrar lo que cobran, darse ellos mismos con acuerdos casi amicales semejantes aumentos, tener pasajes, dietas especiales, etcétera y pretender que la gente no se enoje. Vivimos sino el peor momento de los últimos años por la dureza de la pandemia, con una economía maltrecha, cada vez más inflación, falta de expectativas y previsibilidad, y 329 legisladores, 72 senadores y 257 diputados de la Nación, abusan de sus privilegios en contra de millones de argentinos. Que quede claro, subirse el sueldo o no, no cambiará la situación del país, esas son medidas de fondo, pero los gestos y lo que mostramos en nuestra vida, lo debemos mantener con conducta y austeridad.

Para cerrar lo anterior, podemos tener representantes con mucha capacidad, estudios y dedicados a la creación de leyes, pero si cuando se sale del Congreso viven como reyes queriendo hablar en nombre de los que más sufren hay una contradicción enorme. Quien no pasó hambre no puede hablar en nombre de los que lo pasaron, quien no vivió bajo un techo que filtraba agua cuando llovía o no tenía gas o como calentarse, no debería novelar al respecto, y así miles de realidades como la gente en situación de calle en toda la geografía nacional; todo sabemos lo que sucede, pero no se puede dimensionar lo que se sufre sino es en carne propia. Por respeto a esos millones que llevan años en la peor situación y a quienes han caído en desgracia en los últimos tiempos, señoras y señores legisladores, e incluyo a todos los legislativos -nacional, provinciales y comunales-, antes de tomar cualquier decisión no se olviden de utilizar el sentido común.

En la tarde de ayer, una vez más representantes de todas las Zonas Sanitarias, la propia ministra de Salud, Andrea Peve; el subsecretario Alejandro Ramella y los directores de los hospitales de la ciudad de Neuquén, firmaron un comunicado explicando la dura situación que atraviesa la provincia en cuanto a la cantidad de ocupación de camas de terapia intensiva y el pedido -casi ruego- a la población para que se siga cuidando del Covid que en esta segunda ola está haciendo estragos en la vida de mucha gente.

Si se lee un poco más allá y entre líneas, queda claro que la postura de los especialistas de la salud no está a favor de una apertura de restricciones como ha sucedido en estos días. “Si bien en los últimos días se ha generado una percepción de baja de los casos de Covid 19, continuamos con un promedio semanal cercano a los 750 contagios diarios, número que iguala el mayor pico registrado durante la llamada “primera ola”.

Es claro que hay diferentes posturas en el gobierno y obviamente se respetan las que tome el titular del Ejecutivo neuquino Omar Gutiérrez, quien ha señalado que cualquier decisión puede reverse porque la pandemia impone que lo que hoy se puede hacer mañana no o viceversa.

Dejo para el final, un tema que preocupa a comerciantes y la sociedad sanmartinense en general, me refiero a la cantidad de robos que se produjeron en los últimos días en reconocidos comercios. No fueron simples hurtos, rompieron y se llevaron dinero y bienes materiales de mucho valor. Hay cámaras por todos lados, alarmas y muchas formas de poder controlar, sin embargo, los amigos de lo ajeno se salieron con la suya. Encima que tenemos problemas de todo tipo, ahora comienzan a darse estos hechos delictivos que provocan inseguridad en la sociedad. Los encargados de impartir justicia e investigar supongo que deben estar trabajando con mucho criterio. Esta situación se debe terminar, les pedimos que no permitan que se haga moneda corriente.”

Escuchala!