ANA VAN DER HEYDEN, DE SAN MARTÍN AL MUNDO: “A DONDE VOY, LLEVO PINCELES EN LA VALIJA”

In CULTURA, SOCIEDAD by FM de la Montaña

“Pinto desde muy chica, toda mi vida me gustó el arte”, admite Ana Van Der Heyden en comunicación telefónica con FM de la Montaña. Ana nació en Neuquén pero vivió toda su vida en San Martín de los Andes. Completó sus estudios en el Colegio San Pablo, y luego se mudó a Buenos Aires. Ahora vive en San Sebastián, una pequeña localidad turística ubicada en el norte de España, donde eligió instalarse hace tres años para hacer lo que más ama: pintar.

“En Buenos Aires estuve como 9 años, pero nunca me terminé de adaptar. Ahí decidí irme a viajar. Primero me fui a Costa Rica, me salió la oportunidad de pintar en un hostel y me di cuenta que mi gran sueño era pintar alrededor del mundo”, comenta en diálogo con Daniel y Bernarda en La Mañana de La Montaña.

“Después de eso regresé a Buenos Aires. Yo sabía que me quería ir, pero no me animaba del todo”, admite. Luego de volver al país tomó coraje y emprendió su viaje a Australia. Luego pasó por Nueva Zelanda. “Fue una gran experiencia pero no me sentía a gusto con la cultura, sentía que no pertenecía”, comenta.

Como tanto argentino que busca nuevas aventuras en Europa, Ana terminó eligiendo a la Patria Madre: España. “Me recomendaron no ir a Madrid o Barcelona porque no me gustan las grandes ciudades. Una conocida, que sabía que yo era de San Martín, que es chiquito y con mucha naturaleza, me dijo que San Sebastián era mi lugar, que pruebe por ahí. La principal diferencia es el mar, pero la verdad que es un lugar muy parecido a la Patagonia. Yo miro para el lado de las montañas y veo San Martín”, expresa.

Cuando llegó a San Sebastián empezó a trabajar de voluntaria en un hostel. “Uno de los dueños es muy fanático del arte y me ofreció hacer un mural en la terraza del hostel. Y a partir de ahí, me fueron conociendo de boca en boca… Me llamaron de un colegio, luego de un restaurant, luego de otro bar y ahora prácticamente tengo 10 murales hechos”, cuenta con mucho orgullo.

Si bien sus primeras obras en el Viejo Continente fueron en las paredes, cuando comenzó la pandemia y con el obligatorio encierro le surgió también empezar a hacer retratos de personas que admira. “Empecé con Ricardo Darín, tipo realismo en blanco y negro con oleos. Luego hice a Maradona, Andrés Calamaro, Amy Winehouse, Bob Marley…”.

Viajar pintando, su gran sueño

“Mi idea no es quedarme en San Sebastián para siempre”, cuenta. Y agrega: “Me quedan muchos lugares por recorrer y mi sueño es por dejar un mural en cada ciudad a la que vaya. A lo que apunto es a ir expandiendo mi arte cada vez mas.

“Yo pinto cuadros desde toda mi vida. Mi gran profesora fue Silvia Croatto. Ojalá poder visitar san martin en diciembre, y seguir pintando. porque yo a donde voy, llevo pinceles en la valija”, finaliza.

Escuchá la entrevista completa: