EDITORIAL: “A PESAR DE TODO, DEMOCRACIA Y MÁS DEMOCRACIA”

In SOCIEDAD by FM de la Montaña

“De los últimos 100 años nunca tuvimos una democracia tan duradera como la de 1983 a la fecha. En 1921 momento que gobernaba en su primer período Irigoyen hasta el resurgir de nuestra democracia, la actual, la que vivimos desde 1983, hemos tenido un golpe de estado detrás de otro. Le tocó dejar el poder a presidentes votados por la gente como el propio Irigoyen, Perón, Frondizi, Illia y el último gobierno peronista en el que intervino el líder justicialista hasta su muerte y que fue derrocado en la continuidad de María Estela Martínez de Perón en marzo del 76. Ni me detengo en los períodos de violencia, en las muertes y todo lo que trajeron aparejados tantos momentos oscuros, la historia lo cuenta con detalles.

Estoy convencido que con errores, virtudes y con todo lo que se le pueda achacar a los políticos ellos no salieron de un repollo, son producto de nuestra sociedad y en tal caso todos tenemos al momento de elegir nuestra cuota de responsabilidad. Y la democracia se mejora con más democracia, sabiendo que la única forma de cambiar algo es con nuestra propia voluntad y con el poder que nos confiere el voto, ese acto tan sencillo en el que decidimos mucho más que lo que pensamos en ese instante o antes de votar.

Esta elección del próximo domingo puede minimizársela, tomarla como si fuera algo poco trascendente, pero es una forma de elegir a quienes queremos que estén en noviembre entre los candidatos definitivos a diputados o senadores en la provincia donde toca elegirlos. El peso individual que pueda tener un legislador, posiblemente no es demasiado, pero a la hora de tomar decisiones en conjunto y aprobar  determinadas leyes y medidas que involucran a la sociedad, su mano alzada es más importante y pesada que la de grandes campeones mundiales, por eso es importante votar, ahora y siempre que nos toque. Es más, vote a quien quiera, pero vaya a votar, porque cuando tocó no poder hacerlo fueron muchas las generaciones que sufrieron esa situación. Siempre padecemos y añoramos aquello que perdemos y nosotros somos los artífices de mejorar esta democracia.

Un detalle no muy lejano en el tiempo. Tras la muerte de Néstor Kirchner se fue acentuando cada día un poco más la grieta entre los que apoyaban sin condicionamiento al presidente fallecido y su esposa Cristina Fernández, y quienes empezaron a mirar con recelo muchas conductas de esos políticos que ocuparon y ocupan la escena desde hace casi dos décadas. Allá por el 2015 llegó a la presidencia Macri y lo único que se escuchaba era: “no vuelven más”, en referencia al kirchnerismo. Cuatro años más tarde, a mi juicio, con la ayuda incondicional del propio Macri que aunque no se lo propuso, y lo digo irónicamente, se convirtió en el jefe de campaña de en ese momento la principal oposición; y volvieron, y eso lo decidió la mayoría. Ese poder lo tuvo la gente al votar, que a través de las urnas dejó en claro que la oportunidad que se le había dado a Juntos por el Cambio, fue dilapidada en cuatro años de gobierno por más errores propios que virtudes ajenas.

Por eso, es importante hacer notar con nuestro voto si aprobamos o no lo que se viene realizando, votando a los candidatos del actual gobierno u a la oposición. Desde algunos sectores le podrán hacer creer que es una elección menor, obviamente la presidencial del 2023 será una contienda electoral más importante que la actual, pero se están votando representantes en las cámaras baja y alta de la Nación. Y si vienen a comprar su voto, porque sabemos que en política es muy usual dar “ayudas especiales” en momentos de elecciones, haga como dijo el Pepe Mugica: “cúrrenlos y después voten a cualquiera menos a esos”, o sea al que le ofreció algo para que lo vote. No tenga miedo, en el cuarto oscuro está sola o solo, no hay cámaras, no crea en las fantasías que le quieran meter en la cabeza los que aprovechan su situación. Es de lo peor sacar ventaja de quien es pobre y está caído, no sienta culpa, los que deben sentirla son los que compran voluntades aprovechándose de quienes padecen esta Argentina tan injusta de la que venimos escuchando que es así, de un lado y del otro, pero está cada vez más sumida en el fondo de la tabla y nadie se hace cargo.

La democracia debe ser innegociable, acá no puede haber líderes que le hagan creer que salvarán a la patria. Estoy convencido que un país se construye incluyendo a cualquier ciudadano piense como piense, pero además generando trabajo genuino, incentivando a la responsabilidad, al estudio de los jóvenes e inculcando perseverancia y honestidad. Esta última palabra de la que hablé tantas veces con mi viejo, debe ser recuperada, no es lo mismo un delincuente, sea quien sea, que aquel que hace de su vida ser una persona correcta. No podemos naturalizar que el vivo es el que saca ventaja y el tonto el que hace las cosas como corresponden. En este país hace tiempo que  se dieron vuelta muchos valores. Y no hablo como pacato, no me importa nada lo que cada uno haga de su vida, sus decisiones individuales y personales, siempre que no afecten al resto. Para mejorar la democracia, no tengo dudas, más democracia.”

Escuchala!